En www.malqueridabakery.com, encontrarás todo lo necesario para tu repostería creativa.

jueves, 29 de octubre de 2015

Brownie de remolacha, probablemente el mejor brownie del mundo!!! Beet Brownie

Cuánto tiempo sin pasar por aquí! No os creáis que he parado la actividad reposteríl, al contrario, he estado investigando y probando nuevas recetas.
Una de las que más me ha impresionado últimamente, y que creo que una vez que la hagáis se va a convertir en un imprescindible de vuestra cocina, es la que os traigo hoy, el brownie de remolacha, un placer para todos los sentidos.


Brownie de Remolacha

¿Que necesito?

  • 350de remolacha cocida
  • 200g de mantequilla
  • 250g de chocolate para repostería sin azúcar.
  • 3 huevos "L"
  • 200g de azúcar moreno
  • 60g de harina de trigo
  • 30g de cacao en polvo sin azúcar 
  • 1/2 cucharadita de levadura
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 1 pizca de sal

¿Como lo hago?

Como siempre, todos los ingredientes tienen que estar a temperatura ambiente, con sacarlos de la nevera 30 minutos antes, es suficiente.

Lo primero que tenemos que hacer es cocer la remolacha, yo he escogido dos pequeñas para que la cocción sea más rápida.
Hay que cocerlas con piel y sin apurar mucho al cortar el tallo para evitar que se  "desangren". Tardan una hora. Una vez cocidas, pelamos y reservamos.Cuando estén frías las rallamos.





Precalentamos el horno a 180 grados, calor arriba y abajo y sin aire.
Empezamos derritiendo el chocolate con la mantequilla, podemos hacerlo al baño María o en el microondas, yo como soy anti micro, lo hago al baño María, no se tarda nada y así evitamos que se nos queme.




Tenemos que remover todo el rato hasta que el chocolate se derrita completamente y se integre con la mantequilla.Dejamos templar.

En un bol ponemos la mantequilla con el azúcar y batimos enérgicamente hasta que empiece a blanquear y aumentar de volumen. Veremos como la textura se vuelve cremosa.

Añadimos el chocolate derretido y mezclamos hasta que se integre completamente.


En otro recipiente, tamizamos la harina, el caco, la levadura, el bicarbonato y la sal.

Añadimos a la mezcla anterior realizando movimientos envolventes con una espátula. No hay que batir, simplemente integrar hasta que la mezcla de vuelva homogénea.


Añadimos la remolacha rallada.

Ahora viene uno de los momentos que más me encantan últimamente de todas mis recetas, poner el spray anti adherente en el molde!!! Mi vida en la cocina tiene una antes y un después de conocer este producto, rociamos el molde a distancia prudencial, vertemos la mezcla y horneamos unos 25 minutos a media altura.


Dejamos enfriar y desmoldamos.
Ahora lo suyo sería coger una cuchara y darse un homenaje, pero si queremos una experiencia 5 estrellas, tenemos que dejarlo reposar 24 horas metido en una bolsa de plástico. De esta forma el bizcocho suda y la capa superior se vuelve blandita y cremosa, resumiendo, todo un espectáculo!



Os seguimos esperando en el grupo de Facebook fondant pasión para compartir todo lo que se os ocurra sobre repostería creativa!

Besos mil,

Malquerida





0 comentarios:

Publicar un comentario

jueves, 29 de octubre de 2015

Brownie de remolacha, probablemente el mejor brownie del mundo!!! Beet Brownie

Cuánto tiempo sin pasar por aquí! No os creáis que he parado la actividad reposteríl, al contrario, he estado investigando y probando nuevas recetas.
Una de las que más me ha impresionado últimamente, y que creo que una vez que la hagáis se va a convertir en un imprescindible de vuestra cocina, es la que os traigo hoy, el brownie de remolacha, un placer para todos los sentidos.


Brownie de Remolacha

¿Que necesito?

  • 350de remolacha cocida
  • 200g de mantequilla
  • 250g de chocolate para repostería sin azúcar.
  • 3 huevos "L"
  • 200g de azúcar moreno
  • 60g de harina de trigo
  • 30g de cacao en polvo sin azúcar 
  • 1/2 cucharadita de levadura
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 1 pizca de sal

¿Como lo hago?

Como siempre, todos los ingredientes tienen que estar a temperatura ambiente, con sacarlos de la nevera 30 minutos antes, es suficiente.

Lo primero que tenemos que hacer es cocer la remolacha, yo he escogido dos pequeñas para que la cocción sea más rápida.
Hay que cocerlas con piel y sin apurar mucho al cortar el tallo para evitar que se  "desangren". Tardan una hora. Una vez cocidas, pelamos y reservamos.Cuando estén frías las rallamos.





Precalentamos el horno a 180 grados, calor arriba y abajo y sin aire.
Empezamos derritiendo el chocolate con la mantequilla, podemos hacerlo al baño María o en el microondas, yo como soy anti micro, lo hago al baño María, no se tarda nada y así evitamos que se nos queme.




Tenemos que remover todo el rato hasta que el chocolate se derrita completamente y se integre con la mantequilla.Dejamos templar.

En un bol ponemos la mantequilla con el azúcar y batimos enérgicamente hasta que empiece a blanquear y aumentar de volumen. Veremos como la textura se vuelve cremosa.

Añadimos el chocolate derretido y mezclamos hasta que se integre completamente.


En otro recipiente, tamizamos la harina, el caco, la levadura, el bicarbonato y la sal.

Añadimos a la mezcla anterior realizando movimientos envolventes con una espátula. No hay que batir, simplemente integrar hasta que la mezcla de vuelva homogénea.


Añadimos la remolacha rallada.

Ahora viene uno de los momentos que más me encantan últimamente de todas mis recetas, poner el spray anti adherente en el molde!!! Mi vida en la cocina tiene una antes y un después de conocer este producto, rociamos el molde a distancia prudencial, vertemos la mezcla y horneamos unos 25 minutos a media altura.


Dejamos enfriar y desmoldamos.
Ahora lo suyo sería coger una cuchara y darse un homenaje, pero si queremos una experiencia 5 estrellas, tenemos que dejarlo reposar 24 horas metido en una bolsa de plástico. De esta forma el bizcocho suda y la capa superior se vuelve blandita y cremosa, resumiendo, todo un espectáculo!



Os seguimos esperando en el grupo de Facebook fondant pasión para compartir todo lo que se os ocurra sobre repostería creativa!

Besos mil,

Malquerida