En www.malqueridabakery.com, encontrarás todo lo necesario para tu repostería creativa.

martes, 19 de febrero de 2013

Orgullosamente Cake

Si esta entrada tuviese música sonarían a todo trapo los Village People con su YMCA...
Y, no, no he viajado en el tiempo y me he teletransportado a esos días de verano en los que se celebra el Orgullo, ay, lo que me gusta a mi un orgullo...
Lo que ha pasado es que me han encargado una tarta arco iris, si,si, de esas que las capas del interior son cada una de un color, así que me he puesto manos a la obra y aquí os dejo la receta de esta oda al colorante.
Lo principal para que os salga bien esta receta es una exaltación de la madre de la ciencia, o lo que es lo mismo, paciencia, mucha paciencia, ya que tendremos que hornear 6 bizcochos diferentes y esto lleva su tiempo.
Bueno, realmente hay que hacer la masa para una tarta y luego dividirla en seis partes y colorearla cada una de un color distinto, vamos un lío, pero el resultado merece la pena, es tan, tan... Tan Gay!
Para la masa podéis utilizar la receta de cualquier bizcocho o tarta que os apetezca, yo he utilizado la que a partir de hoy llamaremos tarta trifásica!
Para ello me he basado en la tarta del auténtico red velvet pero sin red, eso si con mucho velvet, ay que cada día me enrollo más!

¿Qué necesitamos?

Ya que es un bizcocho trifásico, vamos a separar los ingredientes en 3 partes:

Parte 1
  • 250 gramos de harina
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 1 cucharadita de bicarbonato

Parte 2:

  • 250 ml de aceite de girasol
  • 400 gramos de azúcar

Parte 3:

  • 2 huevos
  • 200 ml de buttermilk (yo la hago añadiéndole a la leche un chorrito de vinagre de vino blanco y dejándolo reposar 10 minutos)

Relleno:

Buttercream.

Almíbar.

Decoración exterior:

Fondant y diferentes colorantes.

¿Como la hago?

Precalentar el horno a 150º, calor arriba y abajo y sin aire.
Cortamos 6 círculos de papel de horno, engrasamos, enharinamos y ponemos uno en la base del molde.

Igual que en la masa para el red velvet, lo mas importante, es dividir los ingredientes en las tres partes que os he indicado arriba.
Así que los tres pasos para el bizcocho trifásico, son:

1.- Tamizar todos los ingredientes de la parte 1, reservar.
2.- Mezclar con una cuchara en un bol, los ingredientes de la parte 2. Reservar.

3.- Batir los huevos con la buttermilk.

Hasta este punto continuamos teniendo los ingredientes separados en tres partes, ahora viene el segundo secreto de la receta, cómo mezclarlos para obtener una masa única, para ello añadimos los ingredientes de la parte 2 a los de la parte 3 y cuando estén completamente integrados añadimos a cucharadas los de la parte 1, intentando batir lo menos posible para que el bizcocho no pierda la esponjosidad.

Separamos la masa en 6 partes y teñimos cada una con un color, en mi caso son los 6 colores de la bandera del orgullo, rojo, naranja, amarillo, verde, azul y morado.



 Hay que separar las seis partes en cantidades iguales, para que todas las capas sean del mismo grosor, yo me he ayudado con una cuchara sopera contando las cucharadas de masa que ponía en cada recipiente, si os sirve de ayuda os diré que yo he puesto 8 cucharadas soperas de masa en cada bol.

Teñimos con colorantes en gel o pasta, los que yo utilizo son de Wilton y de Squires Kitchen.
Horneamos aproximadamente 10 minutos cada capa, ojo !!! Son tan finas que tenéis que controlar mucho la cocción, ya que se queman muy fácilmente.

Dejamos enfriar sobre una rejilla y seguimos horneando sucesivamente hasta que terminemos con la masa.


Mientras, preparamos una buttercream, la mía ha sido de vainilla y fresas.

Cuando las capas están totalmente frías, comienza nuestro montaje.

Capa de bizcocho, emborrachamos con almíbar y buttercream, así hasta que terminemos con los 6 colores.

Cubrimos completamente con buttercream y dejamos endurecer durante 30 minutos en la nevera.

Yo, mientras se enfría, he aprovechado para amasar y estirar el fondat. He utilizado el de vainilla de Funcakes, sin teñir con ningún colorante.
Hacemos bolitas de fondant con los colores de la bandera del orgullo.

Cubrimos la tarta con el fondant, alisamos y terminamos de decorar, en este caso me pidieron una foto en azúcar de la famosa restauración del Ecce Homo que hizo Cecilia Giménez, a qué es genial?

Bueno, como podéis ver en estas fotos la tarta fue completamente devorada, pero os las pongo para que podáis apreciar como queda el interior, mola eh?

Pues nada, a fabricar todo el mundo tartas de colores!

Por cierto, ayer fui a la MFW, la pasarela Cibeles de toda la vida, aprovecho para cerrar esta entrada con unas fotos del desfile de Maya Hansen que son para quedarse muerta.



Nos leemos pronto.
Besos mil!



0 comentarios:

Publicar un comentario

martes, 19 de febrero de 2013

Orgullosamente Cake

Si esta entrada tuviese música sonarían a todo trapo los Village People con su YMCA...
Y, no, no he viajado en el tiempo y me he teletransportado a esos días de verano en los que se celebra el Orgullo, ay, lo que me gusta a mi un orgullo...
Lo que ha pasado es que me han encargado una tarta arco iris, si,si, de esas que las capas del interior son cada una de un color, así que me he puesto manos a la obra y aquí os dejo la receta de esta oda al colorante.
Lo principal para que os salga bien esta receta es una exaltación de la madre de la ciencia, o lo que es lo mismo, paciencia, mucha paciencia, ya que tendremos que hornear 6 bizcochos diferentes y esto lleva su tiempo.
Bueno, realmente hay que hacer la masa para una tarta y luego dividirla en seis partes y colorearla cada una de un color distinto, vamos un lío, pero el resultado merece la pena, es tan, tan... Tan Gay!
Para la masa podéis utilizar la receta de cualquier bizcocho o tarta que os apetezca, yo he utilizado la que a partir de hoy llamaremos tarta trifásica!
Para ello me he basado en la tarta del auténtico red velvet pero sin red, eso si con mucho velvet, ay que cada día me enrollo más!

¿Qué necesitamos?

Ya que es un bizcocho trifásico, vamos a separar los ingredientes en 3 partes:

Parte 1
  • 250 gramos de harina
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 1 cucharadita de bicarbonato

Parte 2:

  • 250 ml de aceite de girasol
  • 400 gramos de azúcar

Parte 3:

  • 2 huevos
  • 200 ml de buttermilk (yo la hago añadiéndole a la leche un chorrito de vinagre de vino blanco y dejándolo reposar 10 minutos)

Relleno:

Buttercream.

Almíbar.

Decoración exterior:

Fondant y diferentes colorantes.

¿Como la hago?

Precalentar el horno a 150º, calor arriba y abajo y sin aire.
Cortamos 6 círculos de papel de horno, engrasamos, enharinamos y ponemos uno en la base del molde.

Igual que en la masa para el red velvet, lo mas importante, es dividir los ingredientes en las tres partes que os he indicado arriba.
Así que los tres pasos para el bizcocho trifásico, son:

1.- Tamizar todos los ingredientes de la parte 1, reservar.
2.- Mezclar con una cuchara en un bol, los ingredientes de la parte 2. Reservar.

3.- Batir los huevos con la buttermilk.

Hasta este punto continuamos teniendo los ingredientes separados en tres partes, ahora viene el segundo secreto de la receta, cómo mezclarlos para obtener una masa única, para ello añadimos los ingredientes de la parte 2 a los de la parte 3 y cuando estén completamente integrados añadimos a cucharadas los de la parte 1, intentando batir lo menos posible para que el bizcocho no pierda la esponjosidad.

Separamos la masa en 6 partes y teñimos cada una con un color, en mi caso son los 6 colores de la bandera del orgullo, rojo, naranja, amarillo, verde, azul y morado.



 Hay que separar las seis partes en cantidades iguales, para que todas las capas sean del mismo grosor, yo me he ayudado con una cuchara sopera contando las cucharadas de masa que ponía en cada recipiente, si os sirve de ayuda os diré que yo he puesto 8 cucharadas soperas de masa en cada bol.

Teñimos con colorantes en gel o pasta, los que yo utilizo son de Wilton y de Squires Kitchen.
Horneamos aproximadamente 10 minutos cada capa, ojo !!! Son tan finas que tenéis que controlar mucho la cocción, ya que se queman muy fácilmente.

Dejamos enfriar sobre una rejilla y seguimos horneando sucesivamente hasta que terminemos con la masa.


Mientras, preparamos una buttercream, la mía ha sido de vainilla y fresas.

Cuando las capas están totalmente frías, comienza nuestro montaje.

Capa de bizcocho, emborrachamos con almíbar y buttercream, así hasta que terminemos con los 6 colores.

Cubrimos completamente con buttercream y dejamos endurecer durante 30 minutos en la nevera.

Yo, mientras se enfría, he aprovechado para amasar y estirar el fondat. He utilizado el de vainilla de Funcakes, sin teñir con ningún colorante.
Hacemos bolitas de fondant con los colores de la bandera del orgullo.

Cubrimos la tarta con el fondant, alisamos y terminamos de decorar, en este caso me pidieron una foto en azúcar de la famosa restauración del Ecce Homo que hizo Cecilia Giménez, a qué es genial?

Bueno, como podéis ver en estas fotos la tarta fue completamente devorada, pero os las pongo para que podáis apreciar como queda el interior, mola eh?

Pues nada, a fabricar todo el mundo tartas de colores!

Por cierto, ayer fui a la MFW, la pasarela Cibeles de toda la vida, aprovecho para cerrar esta entrada con unas fotos del desfile de Maya Hansen que son para quedarse muerta.



Nos leemos pronto.
Besos mil!