En www.malqueridabakery.com, encontrarás todo lo necesario para tu repostería creativa.

jueves, 28 de marzo de 2013

Y como no podia ser de otra manera, hoy Torrijas !!!

Por qué una cosa tan sencilla como es pan frito empapado en leche, puede estar tan buena?
Por que siempre esperamos que sea Semana Santa para hacer/comer Torrijas?
Grandes misterios de la Humanidad que solo pueden olvidarse disfrutando de una rica torrija en Semana Santa.

Si nos ponemos a investigar un poco sobre este dulce, veremos que hay muchisimas variantes, torrijas de vino, miel, chocolate, zumo de naranja, en definitiva empapadas en todo lo que se nos pase por la cabeza. 
Yo, en lo que al mundo torrijil se refiere, soy muy tradicional y hago las de la de toda la vida, las de leche. 

Torrijas de Leche

 

 

 ¿Qué necesito?

 1 barra de pan del día anterior
1 litro de leche
3 cucharadas soperas de azúcar
1 rama de canela
Piel de medio limón
Piel de media naranja
1 chorrito de vainilla liquida
3 huevos grandes
Aceite de Oliva
Azúcar y canela en polvo para rebozar

¿Cómo las hago?

Ponemos a calentar la leche, el azúcar, la rama de canela, el chorrito de vainilla liquida, la piel del limón y la piel de la naranja.

Cuando rompa a hervir, la mantenemos en el fuego durante 5 minutos para que desaparezca la lactosa y las torrijas sean menos pesadas.
Retiramos del fuego y dejamos templar.
Mientras, vamos cortando la barra de pan en rebanadas no muy gruesas, podemos utilizar pan especial para torrijas que venden en todas las panaderías en estas fechas, yo uso pan del día anterior y el resultado es practicamente el mismo.
Colamos la leche y la vertemos sobre las rebanas de pan, dejando que se empapen por igual todos los trozos.

Calentamos el aceite en una sartén.
Batimos los huevos, vamos pasando las rebanadas por huevo y a continuación las freímos en el aceite bien caliente.

Freímos por los dos lados y retiramos a un plato en el que habremos puesto papel de cocina para que absorba el exceso de grasa.


Cuando no estén muy calientes, las pasamos por la mezcla de azúcar y canela molida que habremos preparado previamente.

Lo que viene a continuación ya no hace falta ni que os lo diga, nos sentamos en el sofá ponemos la fuente delante de nosotros y ... la operación bikini puede esperar!!!

Esperamos vuestras fotos, dudas, comentarios y todo lo que se os ocurra en:  https://www.facebook.com/groups/pasionfondant/

Besos mil !!!


0 comentarios:

Publicar un comentario

jueves, 28 de marzo de 2013

Y como no podia ser de otra manera, hoy Torrijas !!!

Por qué una cosa tan sencilla como es pan frito empapado en leche, puede estar tan buena?
Por que siempre esperamos que sea Semana Santa para hacer/comer Torrijas?
Grandes misterios de la Humanidad que solo pueden olvidarse disfrutando de una rica torrija en Semana Santa.

Si nos ponemos a investigar un poco sobre este dulce, veremos que hay muchisimas variantes, torrijas de vino, miel, chocolate, zumo de naranja, en definitiva empapadas en todo lo que se nos pase por la cabeza. 
Yo, en lo que al mundo torrijil se refiere, soy muy tradicional y hago las de la de toda la vida, las de leche. 

Torrijas de Leche

 

 

 ¿Qué necesito?

 1 barra de pan del día anterior
1 litro de leche
3 cucharadas soperas de azúcar
1 rama de canela
Piel de medio limón
Piel de media naranja
1 chorrito de vainilla liquida
3 huevos grandes
Aceite de Oliva
Azúcar y canela en polvo para rebozar

¿Cómo las hago?

Ponemos a calentar la leche, el azúcar, la rama de canela, el chorrito de vainilla liquida, la piel del limón y la piel de la naranja.

Cuando rompa a hervir, la mantenemos en el fuego durante 5 minutos para que desaparezca la lactosa y las torrijas sean menos pesadas.
Retiramos del fuego y dejamos templar.
Mientras, vamos cortando la barra de pan en rebanadas no muy gruesas, podemos utilizar pan especial para torrijas que venden en todas las panaderías en estas fechas, yo uso pan del día anterior y el resultado es practicamente el mismo.
Colamos la leche y la vertemos sobre las rebanas de pan, dejando que se empapen por igual todos los trozos.

Calentamos el aceite en una sartén.
Batimos los huevos, vamos pasando las rebanadas por huevo y a continuación las freímos en el aceite bien caliente.

Freímos por los dos lados y retiramos a un plato en el que habremos puesto papel de cocina para que absorba el exceso de grasa.


Cuando no estén muy calientes, las pasamos por la mezcla de azúcar y canela molida que habremos preparado previamente.

Lo que viene a continuación ya no hace falta ni que os lo diga, nos sentamos en el sofá ponemos la fuente delante de nosotros y ... la operación bikini puede esperar!!!

Esperamos vuestras fotos, dudas, comentarios y todo lo que se os ocurra en:  https://www.facebook.com/groups/pasionfondant/

Besos mil !!!