En www.malqueridabakery.com, encontrarás todo lo necesario para tu repostería creativa.

lunes, 24 de junio de 2013

Macarons de Chicle con Relleno de Ganaché de Piruleta / Chewing Gum Macaroon

Ay esos macarons, cuando parece que ya por fin nos salen y los tenemos dominados, zas de nuevo fracaso!, eso si hay un día en el que les coges el puntillo y se convierten en uno mas de nuestra repostería, pero hasta que llega ese día...

Pues hasta que llega ese día solo hay que seguir al pie de la letra unos cuantos truquillos que de verdad funcionan, aunque ya hemos hablado de estos pequeños diablillos en varios post, os resumo cuales son para mi las claves de unos perfectos macarons:

1.-Tamizar, tamizar y tamizar, si es un rollazo, pero hay que hacerlo. Yo tamizo tres veces, dos veces la almendra sola y una tercera la almendra mezclada con el icing sugar para que se mezcle todo perfectamente. Siempre que tamizamos, hay que retirar el exceso de almendra que nos quede en el tamiz. El motivo de tanto tamizar es que nos quede un polvo fino de almendra y azúcar completamente integrado.

2.-El merengue, si el merengue no es firme y brillante olvidaros de los macarons, tiene que tener una consistencia fuerte para que soporte la mezcla con la almendra y el azúcar y no se desplome. El secreto de unos buenos macarons es el aire que le proporciona un buen merengue, así que ya sabéis: a montar las claras con alegría!!!
Como chiqui consejo os diré que las claras pasteurizadas tardan en montar una eternidad, así que os recomiendo que uséis claras frescas, como luego vamos a hornearlas no hay riesgo de Salmonella y el resultado del merengue va a ser mucho mejor.

3.-El mezclado del merengue con la almendra y el azúcar. Tenemos que mezclar tranquilamente con movimientos envolventes siempre de abajo hacia arriba y con calma, mucha calma. Conocéis ese proverbio árabe que dice Prisa Mata? Pues aplicarlo como si no hubiese un mañana.
Si mezclamos con excesiva energía el merengue se nos caerá y el desastre está asegurado.

Siguiendo estos tres chiqui consejos el éxito está garantizado, el resto de pasos de la receta son facilísimos.
Así que manos a la obra !!!

Macarons de Chicle con Relleno de Ganaché de Piruleta

 

 

¿Qué necesito para unos 20 macarons (40 tapas)?

  • 60 gramos de almendras molidas o harina de almendras
  • 140 gramos de icing sugar, tiene que ser icing sugar no sirve azúcar glasé ni mucho menos azúcar glass hecho en casa!!!
  • 2 claras de huevo, os recomiendo que sean frescas ya que montarán mucho mejor y más rápido, si utilizáis pasteurizadas no desesperéis, ponerlas a montar y mientras veis una peli de Antena 3 con anuncios incluidos estarán listas!!!Como vamos a hornear las claras, no tenéis que tener miedo a la peligrosa salmonela que amenaza al huevo y sobre todo ahora en verano. Si vais a utilizar las claras en fresco, para merengues etc... entonces SI o SI tienen que ser pasteurizadas.Ah! y cuando abráis un cartón o bote de clara pasteurizada no lo mantengáis mas de 3 o 4 días en la nevera abierto!

  • 1 pellizco de sal
  • 1 cucharada sopera de azúcar normal
  • 1 cucharada sopera de chicle en pasta

¿Cómo los hago?

  • Tamizamos las almendras molidas dos veces.
  • Añadimos el icing sugar a las almendras y tamizamos una tercera vez para que se mezclen completamente. Todos los excesos sobrantes en el tamiz hay que retirarlos ya que harán que nuestros macarons se vuelvan grumosos.

  • Montamos las claras, yo las he montado en el robot, cuando veamos que empiezan a espumar (como si se volviesen agua jabonosa), añadimos la sal y el azúcar y continuamos montando. Cuando veamos que forman picos, añadimos el chicle en pasta y continuamos batiendo hasta que el merengue sea firme y brillante.
  • Añadimos a cucharadas a la mezcla de almendra y azúcar y con la ayuda de una lengua de silicona integramos con movimientos envolvente de abajo a arriba y cuidadosamente. Hay que tener en cuenta que el merengue no se nos puede bajar!!!

  • Cuando esté completamente integrado, rellenamos una manga pastelera desechable y con una boquilla redonda grande vamos haciendo círculos sobre un papel de hornear.
  • Yo me he ayudado de una plantilla que me he descargado de Internet, la ponéis bajo el papel de hornear y vais rellenando. Otra opción es usar una manta de silicona especialmente diseñada para macarons y que aguanta el horneado perfectamente.
  • Dejamos caer cuidadosamente la bandeja del horno con nuestros macarons para que pierdan las burbujas de aire y se expandan ligeramente.
  • Dejamos secar, el tiempo necesario es incalculable, ya que depende de la estación del año, de la humedad de nuestra cocina y de mil factores mas, el truco es tocarlos con la yema del dedo y cuando veamos que no nos manchamos, están listos para hornear. A modo orientativo, os diré que los mios han tardado en secarse aproximadamente 45 minutos.
  • Precalentamos el horno a 200º, calor arriba y abajo y sin aire.
  • Cuando esté caliente, bajamos la temperatura del horno a 150º y horneamos aproximadamente 8 minutos.
  • Dejamos enfriar sobre el papel del horno antes de despegarlos para evitar que se rompan.

Ganaché de Piruleta

 

 

¿Qué necesitamos?

  • 200 ml de nata liquida para montar
  • 150 gramos de chocolate para derretir o candy melts
  • Unas gotitas de aroma natural de cereza de Loraan, si, si ese que sabe a piruleta!!!

¿Cómo lo hacemos?

  • Calentamos la nata, antes de que comience a hervir, añadimos el chocolate y mezclamos hasta que se derrita completamente. Yo he usado candy melts azules para que den color a la crema.
  • Retiramos del fuego, añadimos el aroma y mezclamos.
  • Tapamos con film de cocina y dejamos enfriar a temperatura ambiente.
  • Cuando esté completamente frío, lo introducimos en la nevera y lo dejamos hasta que esté muy frío, ya que montará mejor.
  • Montamos e introducimos en una manga pastelera y con una boquilla redonda grande rellenamos los macarons.
  • Congelamos 24 horas para que el macaron se ablande y se integre con la crema, descongelamos y ya podemos consumir.

Realmente podemos consumirlos recién hechos, pero la textura y el sabor perfecto es el resultante de al menos 24 horas de congelación y el proceso de descongelación, ya que todos los sabores se integran mucho mas y dan al macaron ese sabor y textura tan característico.
Aun no habéis probado a congelarlos? Pues no esperéis mas, notareis una gran diferencia.


Ñam, ñam, casi ninguno ha sobrevivido a la sesión de fotos, que ricos están!!!

Seguimos preparando nuestro sorteo de los 1000 Malquerid@s en Facebook, que seguro que será muy pronto.

Nos leemos en nada!

Besos mil,

Malquerida


0 comentarios:

Publicar un comentario

lunes, 24 de junio de 2013

Macarons de Chicle con Relleno de Ganaché de Piruleta / Chewing Gum Macaroon

Ay esos macarons, cuando parece que ya por fin nos salen y los tenemos dominados, zas de nuevo fracaso!, eso si hay un día en el que les coges el puntillo y se convierten en uno mas de nuestra repostería, pero hasta que llega ese día...

Pues hasta que llega ese día solo hay que seguir al pie de la letra unos cuantos truquillos que de verdad funcionan, aunque ya hemos hablado de estos pequeños diablillos en varios post, os resumo cuales son para mi las claves de unos perfectos macarons:

1.-Tamizar, tamizar y tamizar, si es un rollazo, pero hay que hacerlo. Yo tamizo tres veces, dos veces la almendra sola y una tercera la almendra mezclada con el icing sugar para que se mezcle todo perfectamente. Siempre que tamizamos, hay que retirar el exceso de almendra que nos quede en el tamiz. El motivo de tanto tamizar es que nos quede un polvo fino de almendra y azúcar completamente integrado.

2.-El merengue, si el merengue no es firme y brillante olvidaros de los macarons, tiene que tener una consistencia fuerte para que soporte la mezcla con la almendra y el azúcar y no se desplome. El secreto de unos buenos macarons es el aire que le proporciona un buen merengue, así que ya sabéis: a montar las claras con alegría!!!
Como chiqui consejo os diré que las claras pasteurizadas tardan en montar una eternidad, así que os recomiendo que uséis claras frescas, como luego vamos a hornearlas no hay riesgo de Salmonella y el resultado del merengue va a ser mucho mejor.

3.-El mezclado del merengue con la almendra y el azúcar. Tenemos que mezclar tranquilamente con movimientos envolventes siempre de abajo hacia arriba y con calma, mucha calma. Conocéis ese proverbio árabe que dice Prisa Mata? Pues aplicarlo como si no hubiese un mañana.
Si mezclamos con excesiva energía el merengue se nos caerá y el desastre está asegurado.

Siguiendo estos tres chiqui consejos el éxito está garantizado, el resto de pasos de la receta son facilísimos.
Así que manos a la obra !!!

Macarons de Chicle con Relleno de Ganaché de Piruleta

 

 

¿Qué necesito para unos 20 macarons (40 tapas)?

  • 60 gramos de almendras molidas o harina de almendras
  • 140 gramos de icing sugar, tiene que ser icing sugar no sirve azúcar glasé ni mucho menos azúcar glass hecho en casa!!!
  • 2 claras de huevo, os recomiendo que sean frescas ya que montarán mucho mejor y más rápido, si utilizáis pasteurizadas no desesperéis, ponerlas a montar y mientras veis una peli de Antena 3 con anuncios incluidos estarán listas!!!Como vamos a hornear las claras, no tenéis que tener miedo a la peligrosa salmonela que amenaza al huevo y sobre todo ahora en verano. Si vais a utilizar las claras en fresco, para merengues etc... entonces SI o SI tienen que ser pasteurizadas.Ah! y cuando abráis un cartón o bote de clara pasteurizada no lo mantengáis mas de 3 o 4 días en la nevera abierto!

  • 1 pellizco de sal
  • 1 cucharada sopera de azúcar normal
  • 1 cucharada sopera de chicle en pasta

¿Cómo los hago?

  • Tamizamos las almendras molidas dos veces.
  • Añadimos el icing sugar a las almendras y tamizamos una tercera vez para que se mezclen completamente. Todos los excesos sobrantes en el tamiz hay que retirarlos ya que harán que nuestros macarons se vuelvan grumosos.

  • Montamos las claras, yo las he montado en el robot, cuando veamos que empiezan a espumar (como si se volviesen agua jabonosa), añadimos la sal y el azúcar y continuamos montando. Cuando veamos que forman picos, añadimos el chicle en pasta y continuamos batiendo hasta que el merengue sea firme y brillante.
  • Añadimos a cucharadas a la mezcla de almendra y azúcar y con la ayuda de una lengua de silicona integramos con movimientos envolvente de abajo a arriba y cuidadosamente. Hay que tener en cuenta que el merengue no se nos puede bajar!!!

  • Cuando esté completamente integrado, rellenamos una manga pastelera desechable y con una boquilla redonda grande vamos haciendo círculos sobre un papel de hornear.
  • Yo me he ayudado de una plantilla que me he descargado de Internet, la ponéis bajo el papel de hornear y vais rellenando. Otra opción es usar una manta de silicona especialmente diseñada para macarons y que aguanta el horneado perfectamente.
  • Dejamos caer cuidadosamente la bandeja del horno con nuestros macarons para que pierdan las burbujas de aire y se expandan ligeramente.
  • Dejamos secar, el tiempo necesario es incalculable, ya que depende de la estación del año, de la humedad de nuestra cocina y de mil factores mas, el truco es tocarlos con la yema del dedo y cuando veamos que no nos manchamos, están listos para hornear. A modo orientativo, os diré que los mios han tardado en secarse aproximadamente 45 minutos.
  • Precalentamos el horno a 200º, calor arriba y abajo y sin aire.
  • Cuando esté caliente, bajamos la temperatura del horno a 150º y horneamos aproximadamente 8 minutos.
  • Dejamos enfriar sobre el papel del horno antes de despegarlos para evitar que se rompan.

Ganaché de Piruleta

 

 

¿Qué necesitamos?

  • 200 ml de nata liquida para montar
  • 150 gramos de chocolate para derretir o candy melts
  • Unas gotitas de aroma natural de cereza de Loraan, si, si ese que sabe a piruleta!!!

¿Cómo lo hacemos?

  • Calentamos la nata, antes de que comience a hervir, añadimos el chocolate y mezclamos hasta que se derrita completamente. Yo he usado candy melts azules para que den color a la crema.
  • Retiramos del fuego, añadimos el aroma y mezclamos.
  • Tapamos con film de cocina y dejamos enfriar a temperatura ambiente.
  • Cuando esté completamente frío, lo introducimos en la nevera y lo dejamos hasta que esté muy frío, ya que montará mejor.
  • Montamos e introducimos en una manga pastelera y con una boquilla redonda grande rellenamos los macarons.
  • Congelamos 24 horas para que el macaron se ablande y se integre con la crema, descongelamos y ya podemos consumir.

Realmente podemos consumirlos recién hechos, pero la textura y el sabor perfecto es el resultante de al menos 24 horas de congelación y el proceso de descongelación, ya que todos los sabores se integran mucho mas y dan al macaron ese sabor y textura tan característico.
Aun no habéis probado a congelarlos? Pues no esperéis mas, notareis una gran diferencia.


Ñam, ñam, casi ninguno ha sobrevivido a la sesión de fotos, que ricos están!!!

Seguimos preparando nuestro sorteo de los 1000 Malquerid@s en Facebook, que seguro que será muy pronto.

Nos leemos en nada!

Besos mil,

Malquerida