En www.malqueridabakery.com, encontrarás todo lo necesario para tu repostería creativa.

domingo, 1 de diciembre de 2013

Galletas de caramelo y dulce de leche / Creme Caramel Cookies


1 de Diciembre ya? Pero si hace nada estaba tumbada en Caños de Meca con un mojito en la mano!!! Pero que engaño es este??? En nada me veo sacando el árbol y comiendo polvorones...
Pues antes de que el turrón y las peladillas nos invadan, os dejo una receta de galletas facilisima y que está de miedo.


Simplemente, consiste en variar un poco la receta de galletas de mantequilla tradicional y el resultado es espectacular.
Las he decorado con papel de azúcar porque eran un encargo para un desayuno de empresa, pero podéis decorarlas con glasa, fondant o todo lo que se os ocurra.
Luego las embolsé y les puse un papel de seda para que fuesen corporativas a tope!

 

Galletas de Carmelo y Dulce de Leche ( Aprox. para unas 40 galletas de 8 cm de largo )

¿Qué necesito?

250 gramos de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
250 gramos de azúcar glasé
2 huevos tamaño L a temperatura ambiente
600/650 gramos de harina tamizada
1 cucharada sopera de dulce de leche
1 cucharada sopera de caramelo en pasta
1 chorrito de leche

¿Cómo lo hago?

Batimos la mantequilla en un robot o con batidora de mano (tardaremos un poco mas), hasta que comience a blanquear y aumente su tamaño.


Tamizamos el azúcar glasé y empezamos a añadirlo a cucharadas, sin dejar de batir y sin parar, hasta que se integre completamente.
Si lo hacemos en robot, hay que estar pendiente y con la ayuda de una espátula, ir retirando lo que se quede pegado en las paredes, para que se integre completamente y no nos queden grumos y tropezones.


Añadimos el dulce de leche y el caramelo en pasta y continuamos batiendo. 
Incorporamos los dos huevos y batimos hasta que se forme una mezcla homogénea.



Tamizamos la harina y empezamos a añadirla a cucharadas batiendo a velocidad suave, cuando vayamos aproximadamente por la mitad, veremos como la masa empieza a desintegrarse y parece que se desliga, en este momento añadimos un chorrito de leche y veremos como se compacta de nuevo y podemos seguir añadiendo el resto de harina.
Cuando veamos que la masa comienza a despegarse de las paredes del vaso del robot, es que está lista y podemos dejar de batir.


La cantidad de harina no siempre es exacta, puede variar unos 50 gramos arriba/abajo dependiendo de multitud de factores, por lo que cuando veamos que hemos añadido un poco mas de la mitad, empezaremos a incorporarla de muy poco en poco, y en cuanto veamos que la masa se vuelve ligera y comienza a despegarse de las paredes del recipiente en el que la estemos haciendo, dejaremos de añadir mas harina y nuestra masa estará lista.
Formamos una bola y la dividimos en 4 partes.


Ponemos una parte sobre un papel de hornear, la cubrimos con otro y estiramos con la ayuda de un rodillo provisto con anillos niveladores, para que toda la masa nos quede de la misma altura.
Hacemos lo mismo con el resto de los tres trozos.
Reservamos en la nevera, unas 5 horas como mínimo, aunque lo ideal es dejarlo de un día para otro.
Yo normalmente, hago la masa la noche anterior y horneo por la mañana para que la masa tenga la consistencia perfecta, pero para unas prisas, dejándola unas 5 horas aprox. nos vale perfectamente.


Sacamos la masa de nevera y con el cortador deseado, cortamos las galletas y las ponemos sobre la bandeja del horno, los recortes volvemos a compactarlos en una bola, los cubrimos nuevamente con papel de hornear y los estiramos con el rodillo. Los reservamos en la nevera 15 minutos antes de volver a cortarlos, no debemos utilizar los recortes en mas de 3 ocasiones ya que la textura de la galleta se vuelve correosa y granulosa.


Horneamos durante 11 minutos aprox. o hasta que veamos que la galleta empieza a dorarse, ojo! no hay que esperar que la galleta se tueste porque una vez fuera del horno las galletas siguen auto horneándose solas! Si esperamos a sacarlas doraditas pasados 10 minutos veremos como se nos han tostado en exceso, así que es mejor sacarlas cuando veamos que empiezan a dorarse y que terminen de hacerse solas sobre la  rejilla!
Dejamos enfriar sobre una rejilla aproximadamente una hora.


Pasado este tiempo, ya están listas para decorar o guardar en cualquier bote/caja de lata. Muy importante que sea de lata, ya que si es de cartón se nos ablandaran y perderán su frescura.
Habéis visto las latas galleteras tan chulas que tenemos en Malquerida Bakery

Rica y fácil verdad?

Nos leemos pronto, pronto!

Besos mil,


Malquerida
 



 

0 comentarios:

Publicar un comentario

domingo, 1 de diciembre de 2013

Galletas de caramelo y dulce de leche / Creme Caramel Cookies


1 de Diciembre ya? Pero si hace nada estaba tumbada en Caños de Meca con un mojito en la mano!!! Pero que engaño es este??? En nada me veo sacando el árbol y comiendo polvorones...
Pues antes de que el turrón y las peladillas nos invadan, os dejo una receta de galletas facilisima y que está de miedo.


Simplemente, consiste en variar un poco la receta de galletas de mantequilla tradicional y el resultado es espectacular.
Las he decorado con papel de azúcar porque eran un encargo para un desayuno de empresa, pero podéis decorarlas con glasa, fondant o todo lo que se os ocurra.
Luego las embolsé y les puse un papel de seda para que fuesen corporativas a tope!

 

Galletas de Carmelo y Dulce de Leche ( Aprox. para unas 40 galletas de 8 cm de largo )

¿Qué necesito?

250 gramos de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
250 gramos de azúcar glasé
2 huevos tamaño L a temperatura ambiente
600/650 gramos de harina tamizada
1 cucharada sopera de dulce de leche
1 cucharada sopera de caramelo en pasta
1 chorrito de leche

¿Cómo lo hago?

Batimos la mantequilla en un robot o con batidora de mano (tardaremos un poco mas), hasta que comience a blanquear y aumente su tamaño.


Tamizamos el azúcar glasé y empezamos a añadirlo a cucharadas, sin dejar de batir y sin parar, hasta que se integre completamente.
Si lo hacemos en robot, hay que estar pendiente y con la ayuda de una espátula, ir retirando lo que se quede pegado en las paredes, para que se integre completamente y no nos queden grumos y tropezones.


Añadimos el dulce de leche y el caramelo en pasta y continuamos batiendo. 
Incorporamos los dos huevos y batimos hasta que se forme una mezcla homogénea.



Tamizamos la harina y empezamos a añadirla a cucharadas batiendo a velocidad suave, cuando vayamos aproximadamente por la mitad, veremos como la masa empieza a desintegrarse y parece que se desliga, en este momento añadimos un chorrito de leche y veremos como se compacta de nuevo y podemos seguir añadiendo el resto de harina.
Cuando veamos que la masa comienza a despegarse de las paredes del vaso del robot, es que está lista y podemos dejar de batir.


La cantidad de harina no siempre es exacta, puede variar unos 50 gramos arriba/abajo dependiendo de multitud de factores, por lo que cuando veamos que hemos añadido un poco mas de la mitad, empezaremos a incorporarla de muy poco en poco, y en cuanto veamos que la masa se vuelve ligera y comienza a despegarse de las paredes del recipiente en el que la estemos haciendo, dejaremos de añadir mas harina y nuestra masa estará lista.
Formamos una bola y la dividimos en 4 partes.


Ponemos una parte sobre un papel de hornear, la cubrimos con otro y estiramos con la ayuda de un rodillo provisto con anillos niveladores, para que toda la masa nos quede de la misma altura.
Hacemos lo mismo con el resto de los tres trozos.
Reservamos en la nevera, unas 5 horas como mínimo, aunque lo ideal es dejarlo de un día para otro.
Yo normalmente, hago la masa la noche anterior y horneo por la mañana para que la masa tenga la consistencia perfecta, pero para unas prisas, dejándola unas 5 horas aprox. nos vale perfectamente.


Sacamos la masa de nevera y con el cortador deseado, cortamos las galletas y las ponemos sobre la bandeja del horno, los recortes volvemos a compactarlos en una bola, los cubrimos nuevamente con papel de hornear y los estiramos con el rodillo. Los reservamos en la nevera 15 minutos antes de volver a cortarlos, no debemos utilizar los recortes en mas de 3 ocasiones ya que la textura de la galleta se vuelve correosa y granulosa.


Horneamos durante 11 minutos aprox. o hasta que veamos que la galleta empieza a dorarse, ojo! no hay que esperar que la galleta se tueste porque una vez fuera del horno las galletas siguen auto horneándose solas! Si esperamos a sacarlas doraditas pasados 10 minutos veremos como se nos han tostado en exceso, así que es mejor sacarlas cuando veamos que empiezan a dorarse y que terminen de hacerse solas sobre la  rejilla!
Dejamos enfriar sobre una rejilla aproximadamente una hora.


Pasado este tiempo, ya están listas para decorar o guardar en cualquier bote/caja de lata. Muy importante que sea de lata, ya que si es de cartón se nos ablandaran y perderán su frescura.
Habéis visto las latas galleteras tan chulas que tenemos en Malquerida Bakery

Rica y fácil verdad?

Nos leemos pronto, pronto!

Besos mil,


Malquerida